sábado, 19 de julio de 2008

sueños al amanecer

quiso encerrar al sol en una caja, maravillada por la luz que iluminaba el cielo, pero a medida que se acercaba el astro se alejaba. Quería tener en ella también las delicadas siluetas que lo acompañaban, guardar las nubes y el brillo de las aguas.

Manta, originally uploaded by dibufoto.

Pensó que si lo guardaba todas sus mañanas serían como esa, llenas de alegría y de belleza. Se imaginó que al guardar todo el entorno en las noches iba a dormir acompañada por el sonido del mar y que si se sentía sola podría ver las olas reventar.


originally uploaded by dibufoto.

Creía que al guardar el mar no iba a necesitar espejo y todas las mañanas se peinaría en su reflejo. Imaginó que sus hijos tendrían siempre ese sol y ese mar para crecer libres y contentos. Se vio a si misma ya anciana contemplando la caja y se entusiasmó porque veía que nunca perdería ni la iusión ni la alegría.


originally uploaded by dibufoto.

Cuando despertó del ensueño, el entorno ya no estaba arrebolado, el mar mojaba la arena y una suave brisa traía aromas salinos, sonidos vivos. Las siluetas delicadas se habían convertido en un puerto y en la playa estaba llena de voces y de contento.


originally uploaded by dibufoto.

Se echó a reír de su propio ingenio y de como la vida se ve tan simple cuando el sol se conjuga con el cielo, cuando el mar y las nubes se confabulan y nos dejamos llevar por los sueños.


originally uploaded by dibufoto.

Entonces, bajó a la playa, caminó descalza en la arena, saludó con varios, habló con otros, se bañó en el mar.

Ese día recordó el sabor de la felicidad...


en Manta, originally uploaded by dibufoto.